Quienes somos

Amics de l´estilogràfica

"Somos un grupo que ama a las estilográficas y en general a todos los instrumentos inventados para escribir. Nos reunimos para apreciar nuestros hallazgos, valorar nuestras adquisiciones y conocer mejor este mundo. Tal como escribió Ovidio: "Amor odit inertes", el amor odia a los inactivos; quizá por ello en la tarea compartida encontramos nuevos estímulos para vivificar nuestro interés. "

LA GEOMETRÍA DE LA FLEXIBILIDAD DE LOS PLUMINES por Antolin2.0

LA GEOMETRÍA DE LA FLEXIBILIDAD DE LOS PLUMINES por Antolin2.0

Llevo un tiempo queriendo explorar la posibilidad de aumentar la flexibilidad de los plumines tallándolos con alguna geometría determinada como esas que usan los japoneses.
http://estilofilos.blogspot.com.es/2010/07/champion.html
Así que ayer decidí ponerme manos a la obra y monté mi pulidora artesanal


 Para no arriesgar plumines valiosos (y poder trabajar con más confianza) decidí comprar una remesa de plumines Jinhao a razón de 1 euro, más o menos, la unidad. Son plumines rígidos, del número 6 a ojo, y de acero (dicen que están revestidos de oro, pero debe ser olodelquecagoelmolo), como este de aquí


 Primero probé a quitar los hombros, alargando y afilando los gavilanes, como se ve a continuación
 El resultado fue decepcionante, nada de aumento de flex.
 Así que decidí ir un paso más allá y reproducir alguna de estas geometrías
 El resultado fue este plumín
Pero el efecto en la escritura, como dice Bruno Taut en su blog anteriormente citado, fue similar al plumín Nakaya, na de na.

 Así que ya puestos, fui un paso más allá y procedía al tallado extremo del último plumín.

El resultado es que ahora, a poco que apriete, se abren los gavilanes pero  se quedan abiertos. Es decir, es más fácil superar el límite elástico del acero del plumín, pero a costa de obtener una deformación plástica. En realidad, lo que llamamos flexibilidad en este mundillo, es lo que el física se llama elasticidad y viene dado por el módulo de Young que, en los aceros es constante. Curiosamente, el oro es un material muy maleable, es decir poco elástico, pero con las aleaciones correspondientes se consigue ampliar su periodo elástico. En este caso el acero de estos plumines rígidos (como la mayoría de los actuales) tiene un periodo elástico muy corto.
En conclusión, la geometría del plumín poco o nada contribuye a variar su flexibilidad. Claro que habría que repetir esta experiencia con plumines semiflexibles, para ver si la geometría contribuye a aumentar esa flexibilidad. Pero a eso ya no me atrevo, no vaya a cargarme el plumín.
Os dejo algunas imágenes de los plumines, primero todos juntos
 Ahora, montados en sus respectivas plumas.
 El más interesante, en el que tenía depositadas más esperanzas, era este modelo

 Pero visto lo pobre del resultado, decidí, tallarle un punto arábico o de arquitecto, para darle cierta gracia
 El resultado de su escritura no es flex, pero no está mal
Evidentemente, la opción más interesante sigue siendo, acoplar (con unas pequeñas modificaciones) un plumín de palillero flexible, tipo Zebra G, a estas Jinhaos

 Con lo que se consiguen resultados muy vistosos (los ramificados son culpa de la tinta y del papel)
 Espero que, a pesar del fracaso, os haya resultado interesante.

para contar el final del proceso experimental.
Siguiendo la acertada sugerencia de @Bruno_Taut, he continuado las pruebas jugando con los recortes en el agujero de respiración del plumín, a ver si eso influye en su flexibilidad, y he de decir que sí, ¡Eureka!, Ecco!, Hurray!   ahí está la clave.
Si bien los recortes en los laterales del plumín ayudan poco o nada a aumentar la flexibilidad, los recortes en el entorno del agujero de ventilación, sí lo hacen. Ya había perdido la fe en que esos plumines del #6 de Jinhao pudieran tener un comportamiento de los que denominamos flexibles para la escritura, ya que son de un acero grueso y bastante rígido, pero para mi sorpresa he conseguido un desempeño entre lo que podríamos llamar flexible y semiflexible. Desde luego mucho más flexible que muchos de los modernos que se venden con ese calificativo.
Si bien el material no parece muy favorable, como todos los aceros, tiene un intervalo flexible, el problema es que cuando los gavilanes no se abren, hay que seguir aumentando la presión y lo que acaba pasando es que superamos el intervalo elástico, entonces provocamos una deformación plástica irreversible. La explicación creo que está, en que si la geometría del plumín hace que los gavilanes se separen con poca presión, no superaremos ese intervalo elástico y el plumín recuperará su forma, como ocurre con los flexibles.
El problema es, porque no todo es perfecto, que trabajar el agujero de ventilación requiere herramientas de precisión que no están al alcance de cualquiera. Es mucho más difícil de tallar que los bordes externos del plumín, por lo que el resultado deja bastante que desear desde el punto de vista estético. Así que de momento el negocio de Mauricio Aguilar seguirá estando asegurado, je, je.
El primer intento fue agrandando el agujero, como se me torció, intentando igualarlo acabó quedando un boquete considerable, a cambio, la sorpresa fue mayúscula al ver cómo se había disparado la flexibilidad del plumín.


Una muestra del plumín.
La pena es lo feo del resultado aunque su flexibilidad es innegable


como se puede ver aquí
A continuación probé a intentar alargar el agujero siguiendo la dirección de su eje. Un ejemplo del plumín.
El resultado es que se consigue un aumento de flexibilidad, pero es la menor de todas, digamos que no pasa de semiflexible.


El siguiente paso fue hacer dos hendiduras siguiendo una dirección paralela al borde del plumín, formando una especie de “V” invertida, como en alguno de los plumines japoneses mostrados por @Bruno_Taut en el primer hilo.
La flexibilidad aumenta bastante. Veamos unas muestras.
 Por último, se me ocurrió que quizás no eran necesarias unas hendiduras tan largas, y probé a tallar una especie de corazón, como era habitual en los primeros plumines de las primeras décadas del siglo XX.


 El resultado es una flexibilidad igual o superior a la anterior, como se puede ver a continuación

Como se puede ver, an la mayoría de los casos he recortado los hombros del plumín pensando que esto favorecía la flexibilidad, pero en uno de ellos (el que tiene forma de "V"), no he tocado la forma original del plumín y el resultado indica que no influye demasiado.
En conclusión:
  1. Es la forma del agujero de ventilación la que favorece el movimiento de apertura de los gavilanes en mayor medida, mucho más que las hendiduras laterales del plumín.
  2. No hace falta adelgazamientos de la lámina del plumín, como muchos piensan. En realidad, adelgazar el plumín no debería influir en el movimiento de apertura de los gavilanes, sólo hará que sea más débil y que se sobrepase antes el intervalo elástico del mismo. Esto se ha comprobado estrechando los gavilanes al máximo en las primeras pruebas, lo que hace que con poca fuerza se abran, pero de forma plástica. Es decir, se doblan pero no recuperan la forma inicial.
  3. Los recortes laterales del los hombros del plumín, influyen poco en la apertura de los gavilanes, al menos en los casos que su forma no es muy radical.
  4. El motivo por el que no se ven más actuaciones de este tipo, creo que es por la dificultad de trabajar con precisión en esa zona y que quede con el aspecto estético necesario para que comercialmente sea aceptable.
Espero que os haya parecido interesante.
Por cierto, la tinta usada en todos los casos, antes de que alguno pregunte, ha sido Private Reserve color Orange Crush, que produce un cierto feathering en este papel, como se puede apreciar.
Un saludo





1 comentario:

  1. Muy instructivo e ilustrativo. Muchas gracias por la aportación.

    Yo añadiría a la primera conclusión que lo que mejora la flexibilidad es el ancho del orificio de ventilación, más que la forma. Lo de la forma de "V" y de corazón funcionan porque ensachan ese orificio y disminuyen el momento de inercia (en el sentido de segundo momento de área, no en el sentido de la oposición a la rotación) por lo que disminuye la rigidez.

    Se dobla más fácilmente una lámina plana que una lámina en forma de teja. La zona de plumín, a la altura de donde nacen los gavilanes, queda con menos zona curva al eliminar material, por lo que a efectos de flexión es más plano.

    Los recortes laterales en plumines flexibles tipo falcon o jinhao, son otra forma de eliminar material de la sección transversal del plumín para que este pueda flectar. La forma pasa a ser más plana y menos cóncava por lo que es más fácil la flexión del plumín.

    Saludos,

    Daniel P

    ResponderEliminar