Quienes somos

Quienes somos

Amics de l´estilogràfica

"Somos un grupo que ama a las estilográficas y en general a todos los instrumentos inventados para escribir. Nos reunimos para apreciar nuestros hallazgos, valorar nuestras adquisiciones y conocer mejor este mundo. Tal como escribió Ovidio: "Amor odit inertes", el amor odia a los inactivos; quizá por ello en la tarea compartida encontramos nuevos estímulos para vivificar nuestro interés. "

.

.

RESURRECCIÓN: MONTBLANC 44

Hola a todos


Hoy os cuento la historia de la recuperación de una estilográfica "condenada a muerte" por sus propios creadores y que mi estimado amigo Carlos me hizo llegar con el único propósito de "a ver si puedes hacer algo...".

Bueno, explico mejor eso de condenada a muerte, que queda un poco mal. Resulta que llegó a manos de Carlos una vieja Montblanc 44 de los 50 bastante dañada, pero él se propuso recuperarla lo mejor posible, con lo que acudió al servicio técnico oficial de la marca, sin importarle mucho el precio de la recuperación, dado que estaba convencido de que se lo merecía.

Pues bien, la estilográfica volvió igual que vino, con una nota que citaba lo siguiente:





Así que la cosa pintaba realmente mal.

Carlos en una de nuestras quedadas, me la mostró para que le diera mi opinión y quedamos en qyue me la llevaba a casa a ver qué podía hacer. No había mucho que perder, así que valía la pena intentarlo.

Así estaba la pieza cuando llegó a casa:

Con el clip roto, sin anillo en el capuchón, con el capuchón fisurado...



Aqui se aprecia la rotura del clip original





El sistema de carga funcionaba, pero el corcho ya no hacía su función y era necesario cambiarlo



El plumín, estaba desaliniado, y sucio. La foto la hicé después de unos primeros ajustes, ya que soy algo impulsivo y sólo ver los defectos, no puedo evitar actuar y me olvido de hacer las fotos. En la foto sólo se puede ver que el gavilán que queda en la parte inferior está algo más elevado que el otro.



Las fisuras del capuchón, cuatro en total, eran muy evidentes.

Bueno, y ahora toca empezar a trabajar.

Empecé por desmontar el sistema de carga. En estos modelos, el culote está fiijado por un pasador y el mecanismo de carga no sale fácilmente como en otros modelos, en los anteriores 234 o los posteriores Meisterstück. En esta época se colocó una pieza que quedaba totalmente metida en el cuerpo y sólo sale una parte para soportar el culote.

Para quitar el culote hacía falta extraer el pasador que lo fija, y no es nada fácil. El tiempo, la suciedad y puede que el óxido lo han dejado casi fijado del todo.

Voy probando con diferentes utensilios para dar con el diámetro y la rigidez necesaria para sacar el pasador. Un clip, una aguja...:





Tras un buen rato, empieza a salir.



Y finalmente, queda desmontado.

Ahora dejo todo el conjunto en remojo para reblandecer el celuloide y lograr así desmontar el sistema de carga:



Pero tras 12 horas en agua, el mecanismo de carga no sale. Doy calor seco con un secador de pelo pero nada, al contrario. El mecanismo es de un plástico que con el calor se reblandece de manera que se hace elástico y veo que empieza a romperse: horror!!

Decido no forzar y tristemente, me trago el orgullo y decido abandonar la reparación.

Peeeeero, soy muy tozudo y me paso la noche investigando, hasta que leo en un artículo de Tom Westerich que en las piezas de esta época a veces es más fácil cambiar el corcho por la parte de la sección.

Al día siguiente empiezo a intentar desmontar la sección si éxito. Más baños, más sesiones de calor seco... Nada.

Y en estas ocasiones siempre recomiendo lo mismo, si nos cuesta, mejor dejarlo un rato y volver a intentarlo al estar más tranquilos, para evitar desgracias. Y más o menos al tercer intento:


Desmontada!!!


Pero ojo, esto no es la victoria, ya que el pistón con el corcho puede salir gracias a que está muy muy desgastado (el pistón corria sin ningún esfuerzo ya que el corcho ni rozaba en las paredes, pero colocar un corcho nuevo, teniendo en cuenta que hay una rosca en la cara interior del cuerpo (donde se enrosca la sección) y que el celuloide con los años se contrae algo... pues no pinta fácil.

Antes que nada, tocará fabricarlo. A veces utilizo la Dremel, ya que al ir a altas revoluciones, los corchos no se rompen, pero en este caso monté el corcho en su lugar y lo fijé al portabrocas del taladro para reducir su tamaño.



Poco a poco, va tomando forma, aunque hará falta rematarlo un poco a mano:



Y como esperaba, no es fácil introducirlo. Si rebajo mucho el diámetro, entra bien, pero no queda estanco. Y si lo dejo mayor, no entra ni a tiros. Cuando doy con la medida adecuada (tras cuatro intentos que quedan a pedacitos) le doy un baño de parafina y lo voy introduciendo con cuidado.

Pero como costaba mucho y tenía que ir dando golpecitos, tuve la mala suerte de que se rompió un trocito del tapón de plástico que sujeta el corcho, ese que se ve en primer plano en la foto anterior.

No le di muchoa importancia ya que vi que el corcho quedaba en su sitio, subía y bajaba bien y además cargaba agua sin problemas, así que monté la sección y adelante!!

Ahora tocaban los temas de "chapa y pintura"

Las fisuras, con Loctite y a pulir después con papel de lija muy fino:


Y para el clip, la cosa estaba difícil, pero encontré una donante, una pluma mala-mala de esas de publicidad que simulan una MB Meisterstuck, de esas que no pueden llamarse ni imitación de lo evidente que es su baja calidad. Pero el clip, no está mal y en todo caso, lo montaré sin modificar ninguna pieza de la MB 44 para que sea algo reversible por si algún dia aparece un clip original.

Esta es la donante:


Ahora a desmontar el anillo residual del clip roto, operación que también ha costado lo suyo.



Y ahora toca adaptar el clip, ya que el diámetro no es el mismo:


Además, tocará aplastar un poco el aro que va en en capuchón, ya que es más grueso que el original y de paso ya irá bien que al aplastarlo coja anchura para que quede mejor, dado que el capuchón de la MB es algo más acho que el de la donante.

Una vez montado, sólo quedarán algunos detallitos que los dejo para al final, ya que antes os explicaré el segundo conato de abandono de la reparación.

El tema fué así: tras reparar el sistema de carga, entinté la pluma y todo bien, flujo correcto, sin pérdidas, el plumín había quedado bien ajustado, con un trazo suave... pero al cabo de 5 días de pruebas, va y me encuentro con los dedos manchados y me doy cuenta de que pierde tinta por el culote.

Y después de todo el trabajo, al ver este problema, vuelvo a pensar en dejarla por imposible, ya que daba por hecho de que se trataba de una fuga a través del mecanismo de carga que no pude desmontar de ninguna manera.

Pero pensando, me acordé del tapón de plástico que se rompió al montar el corcho y aunque aparentemente continuaba haciendo su función, podría pasar que ahora la tinta se colara por el interior de pistón, no por la cara exterior entre el corcho y la pared del cuerpo.

Así que decido desmontar de nuevo la sección y observar cómo estaba ese tapón.

Efectivamente se había roto del todo, y sólo quedaba esto, la rosca y poco más:


Ahí, en lugar de desesperarme por no tener repuesto, me animé al detectar la fuente del problema y me puse a pensar cómo sustituirlo.

Probé diferentes tapones y tornillos hasta que vi que la rosca era universal y coincidía exactamente con la de los tornillos de cabeza plana que se usan para sujetar las asas de los muebles de cocina, por ejemplo.


También era importante la dimensión y la forma de la cabeza del tornillo, para que sujetara bien el corcho, fuese lo más grande posible pero plana y que además no rozara con las paredes del cuerpo, para que no lo rayara


Así que escogí uno que cumplía con todo lo dicho y que además era de acero galvanizado para evitar su corrosión. Lo corté a la medida exacta con una Dremel.

Al interior del pistón le inyecté con una jeringuilla grasa de silicona, que además de lubricante, daría algo más de estanqueidad interior al conjunto:



Rosqué el tornillo y monté la sección. La solución funcionaba ya que quedaba todo firme y estanco. Observad en la foto como se puede apreciar la cabeza del tornillo:


Volví a entintarla y ahora sí, todo resuelto!!!!
















Bueno, espero que os haya gustado. Para mí ha sido una de las reparaciones más complicadas que he hecho, no por ser una pieza con mecanismos complejos ni nada por el estilo, pero si que he tenido que pasar por retos que me han costado de resolver.

Ahora, tengo doble orgullo, por un lado el de ver esta yayita en marcha de nuevo, con su magnífico plumín semiflex dispuesto a dar guerra y por otro, el de haber podido dar una alegría a un buen amigo.

Carlos, que la disfrutes!!!!

Por cierto, esta Montblanc 44 es de las que se fabricaron en España, aunque comparte detalles con otras piezas alemanas o danesas.
Espero que os haya gustado y siento si os he aburrido, estos artículos son larguísimos!!! Descripción: http://s.relojesespeciales.com/style/images/smilies/new/pardon.gif

Un saludo a todos

Rubèn













8 comentarios:

  1. Hola Rubén. Buscando documentación sobre cómo reparar estas pluma llegué aquí y me gustó mucho esta entrada, creo que también pusiste un tema sobre el mismo asunto en el foro de estilográficas. Me fue muy ilustrativo y me sirvió para ver que es mejor no liarse por la parte del culote, aunque con las Mb tengo tendencia a no tocarla y empezar siempre por la sección.
    He reparado últimamente dos 44 y una 344, a las tres plumas les he tenido que cambiar el sello. Con la primera intenté calentando y no había manera, mientras que el celuloide se ponía ardiendo y temía que pudiera deformarse, la sección seguía completamente fría. (Recuerdo que el émbolo ha de estar retraído en esta operación). Así que intenté aliviar un poco la pegamentación y con una lupa de relojero, pasé una galga muy fina entre la sección y el celuloide. Fui quitando todo el pegamento que llevaba -creo que es goma laca- y la dejé en remojo. Igualmente costó muchísimo desenroscarla, pero pude ver que dicho pegamento no está aplicado a la rosca, o en algunas ha llegado a ella por defecto.
    En las otras tres plumas ya actuaba con un poco más de experiencia, por lo que lo primero que hice fue esta pasada de galga y no calentar nada. Las dejé en remojo, empezando a desenroscar al cabo de dos días y consiguiendo poco menos que un octavo de vuelta, a base de dejarme el callo del dedo índice. Ahora sé que es cuestión de "memoria", que si se inicia este desenroscado y se deja para seguir al cabo de un tiempo, se consigue mucho más. Doy sólo algunas vueltas por tentativa y la dejo reposar en seco. Al tercer o cuarto intento están desmontadas e ilesas.
    Cuando las monto no les doy shellac ni nada, ni siquiera grasa de silicona. Permanecen herméticas y prefiero no andar con potingues que luego no recuerda uno haber echado y pueden tener difícil antídoto.
    En cuanto a los sellos de corcho, algunos resucitan lavándolos bien en la mezcla de siempre, dejándolos en remojo con sólo agua y teniéndolos en agua caliente. He llegado a hervirlos sin que les pase nada y recuperan elasticidad y sus dimensiones originales.
    Para el ajuste hay que tener precaución, el roscado interno del barril no nos permite poner la pieza ya expandida, por lo que se ha de introducir el sello algo más adentro de la rosca y ajustar allí, girando el tornillito ése que parece destinado a romperse.
    Cuando un sello de corcho pierde puede enviar el liquido a la parte de dentro de la pluma, por lo que puede que las primeras pruebas de la misma nos vuelvan locos, veremos cómo al llenarla parece funcionar, pero al girar el émbolo, el líquido desaparece y reaparece como por arte de magia. Esto es porque se aloja entre el pistón. Muchas veces sale tintado, ya que en las últimas cargas sucedió lo mismo con la tinta. Intenté dejarlas cargadas, a ver si se expandía el corcho con la humedad, pero no hubo manera, fue necesario intervenir.
    En algunas 342 algo más modernas (De los sesenta) pude ajustar el sello sin desmontar más que el plumín y el alimentador , llegando con unas pinzas al tornillo de sujeción del sello al pistón y girándolo, ya que éste lleva unas muescas para hacerlo en las versiones menos antiguas. (En las de los 40 y Wiesse no las tienen).

    Saludo al blog.
    Peristilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Peristilo

      Gracias por tu comentario, muy instructivo y que enriquece el artículo profundamente.

      Efectivamente el "truco" para desmontar secciones o culotes es alternar sesiones de calor seco y baños de agua. Pero eso no es lo más importante, lo esencial es no desesperarse y tener paciencia. Nunca nunca se debe forzar, ya que hablamos de materiales con más de 50 años de antiguedad y que pueden haber pasado por mil y una situaciones que los hayan debilitado, com el estres térmico por cambios de temperatura, cambios de humedad e incluso contacto con líquidos disolventes o abrasivos.

      Lo de meter el corcho una vez el eje ya está en su sitio y más abajo de la rosca, es un truco genial, creo que esencial para colocarlo sin forzar nada.

      En todo caso, felicidades por esas reparaciones y gracias de nuevo por tu aportación.

      Un saludo

      Rubèn

      Eliminar
  2. Instructivo al máximo el post.
    Tiempo y paciencia. Es lo que necesitan las estilográficas Ruben, Peristilo, Aunababaluba. A parte de los materiales. De lo poco que he aprendido es que por muy cagaprisas que sea, la estilográfica tiene su punto de comienzo y nunca se sabe cuando se termina la repación.
    Es lo que comentas, vale más dejarla cuando uno esta cabreado, caliente o cansado. Y las cosas se ven mejor al día siguente.

    ResponderEliminar
  3. gracias por la expicacion porque tengo una 44 y no se si mandartela o empezarla Saludos

    ResponderEliminar
  4. Nos puedes decir como colocaste el anillo en la tapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola

      Pues aunque lo parezca, no hay anillo. Como el capuchón estaba muy débil, con grietas que aunque estabilizadas con cianocrilato, no evitan que siga siendo un riesgo el forzarlo para introducir un anillo, opté por una solución casera que no es muy académica pero si que vistosa. Se trata de pintar el hueco del anillo con una pintura para maquetas dorada y después darle un barniz transparente. Se pule para que no quede ni rastro fuera del hueco y el resultado es visible en la foto.

      Esto no lo haría en una pieza de más valor y con la idea de restaurarla. Considero que alguna de las soluciones que tomé en esta reparación eran eso, reparaciones para que una estilografica desahuciada, pueda recuperar su función, pero en absoluto no pretenden devolverla a estado original. En ese último caso, las intervenciones pasan forzosamente por sustituir piezas originales, que vengan de otro modelo idéntico al que le falla otra parte (un capuchón suelto o con el cuerpo partido, etc...)

      Un saludo y gracias por comentar

      Eliminar
  5. Una gran lección de paciencia y sabiduría. ¡Enhorabuena! Saludos. Miguel

    ResponderEliminar